Mis recetas

Lomo en Manteca Colorá “SLOW COOKING”

lomo colorado 2

La mejor receta de Lomo en Manteca de todas cuanto he probado, año tras año he ido ajustando las cantidades y tiempos, hasta llegar aquí…”El mejor Lomo en Manteca de todos los tiempos” (no tengo abuelas… qué le vamos a hacer!!).

Todos los años, en llegando estas fechas pre-navideñas, me enfango en preparar este Lomo, ya sea para regalar a mis amigos, ya sea para jincárnoslo a cara perro en casa. Este año lo he olido, mas no lo he catado!! Bueno, mentira, una mijilla sí. El médico me tiene todavía a dieta de purés, pero de vez en cuando hago alguna trampilla, lo pago caro porque me da cada retortijón…¡¡¡que pa mí se queda!!!

Al lío, si te encanta el lomo en manteca y solamente lo comes en las ventas de carretera…¡¡ya es hora de que te atrevas a prepararlo!!

Esta receta que traigo hoy es una mijilla más compleja(porque partimos de la pella), pero te dejo el enlace de la versión rapidita y sencilla, que está también de muerte: La Manteca Colorá Express.

Lo primero que tienes que hacer es ir a ver a tu carnicero del barrio, el de confianza. Le encargas la pella, a mí me la trae de cerdo ibérico y ¡¡no veas la diferencia!!
Compra un buen lomo, no importa si es de la parte que está más feilla, sale más jugoso. Con estos dos buenos productos ya podemos empezar a hablar.

Las especias son otra parte fundamental del Lomo en Manteca Colorá, siempre hay que usarlas a ojo, bueno, mejor a nariz. Dejaos llevar por lo que diga vuestra nariz, ahora que con el pimentón hay que andarse con ojito…¡¡mejor no abusar!!. En principio y para el adobo previo, me gusta utilizar solamente media cucharadita de pimentón de la Vera, para que no se queme y amargue mientras estamos cocinando la carne. Una vez terminada de hacer la manteca, si te gusta más colorá, le añades al gusto un poco más, así no nos saldrá con sabor a pimentón enranciado.

En cuanto al “SLOW COOKING” del título del plato, os diré que es porque lo he cocinado a muy baja temperatura y en perola de hierro fundido, se ha llevado sus 3 buenas horas al fuego, pero el resultado es SEN-SA-CIO-NAL una carne melosa, tiernecita, jugosa. Algo difícil de conseguir con un lomo si se guisa rápidamente.

Le estoy sacando muy buen partido a la olla que me prestó mi amigo Frank…¡¡Esta va a caer este año en mi carta a sus Majestades de Oriente!!

Pues… ¡¡vamos al lío de Montepío!!

Cómo hacer el Lomo en Manteca Colorá “SLOW COOKING”

Ingredientes
  • 1 kilo y medio de Lomo de cerdo (si es ibérico o de castaña, mejor)
  • 1 kilo y medio de Pella (si es de cerdo ibérico, pues mejor también)
  • 100ml de vinagre de vino (buenecito, de Jerez)
  • 100ml de agua
  • 3 Hojas de Laurel
  • 2 Cabezas de Ajos
  • 2 cucharadas de Pimentón dulce ¡¡de La Vera!!
  • 2 Cucharadas de Tomillo
  • 2 Cucharadas de Orégano
  • 2 Clavos de Olor
  • Sal (3 Cucharadas más o menos) Sala primero la carne y luego calcula para la manteca.

Elaboración

En un bol o recipiente no metálico pon el vinagre, el agua, los ajos (sin piel, partidos en dos a lo largo y machacados con un cuchillo), los clavos molidos o machacados en el mortero, el tomillo, el orégano, el laurel partido en trocitos, la sal y una pizca de pimentón.

Agita todo muy bien para que se mezcle, introduce los trozos de Lomo y mételo en la nevera, al menos por 12 horas, ve dándole la vuelta de vez en cuando para que el adobo le coja por todos los lados.

Un truqui: Si el carnicero no te quiere cortar la pella en trocitos, te recomiendo que antes de cortarla en casa la metas un ratito en el congelador, te será más fácil partirla!!!

Ahora vamos a sacar la manteca con la que vamos a preparar el lomo y a conseguir unos estupendos chicharrones.
En una olla pon la pella troceada a fuego muy lento, justo para que vaya derritiéndose, pero sin quemarse. Una vez que se haya derretido verás que han subido a flote los chicharrones.

Retíralos y termina de freírlos aparte, con mucho cuidado de que no se te quemen. Luego los puedes terminar de hacer en el horno para que queden crujientes.

Ya tenemos la manteca lista, la ponemos en la olla junto con el lomo sin escurrir, el agua y el vinagre nos ayudarán a que se cocine bien por dentro sin llegar a quemar la manteca.

Déjalo a fuego lento que se cocine, yo lo he tenido 2 horas a fuego superflojito y tapado y luego 30 minutos más a fuego moderado y sin tapa, hasta que se haya evaporado el agua.

Os advierto que estos tiempos son para esta olla de hierro donde se cocina con muy poco gas y muy lento.

En una olla normal no os llevará más de 1 hora u Hora y cuarto a fuego moderado. En cualquier caso es mejor ir pinchando la carne para ver si ya está tierna.

Antes de que se enfríe y solidifique la manteca, rectifica de sal y de pimentón.
Dispón los trozos de Lomo en una fuente o tarro (a mí me gusta de cristal para poder ver la zurrapilla en el fondo) y vierte la manteca y la zurrapa por encima, deja enfriar y ya tienes ¡¡Lomo para disfrutar!!

Pastel de Naranja del Líbano

pastel naranjas 2

¿Pueden dos humildes naranjas convertirse en el más delicioso, jugoso y aromático de los pasteles? La respuesta es SÍ. Un SÍ rotundo. Y si no me crees, prueba esta receta.

Una delicia de pastel especialmente dedicada a mis amigos celiacos, nada de harinas. Has leído bien, NADA de harina.

¿Que si puede hacerse un pastel sin harina? ¡¡Pues claro que sí!! Y te sorprenderá lo esponjoso y húmedo que queda.

Este verano tuve la suerte de trabajar durante un mes en la cocina de una familia libanesa, le experiencia fue supersatisfactoria, aprendí mucho de su cocina y sus costumbres.
Me encantó ver el mimo con el que tratan cada producto, en especial las verduras, nadie se hace una idea de cómo tenían esa nevera!!!
Las verduras de hoja verde se lavaban, centrifugaban y guardaban en recipientes herméticos previamente envueltas en papel o saquitos de tela específicamente creados para ello…¡¡¡una pasada!!!
Ya os digo, aprendí mucho. Quien me conoce un poco sabe de mi debilidad por las especias y los frutos secos. Pues, os puedo decir que… ¡¡¡aquellos armarios eran para mí como la Cueva de Alí Babá, repletitos de olor y color!!!

El jefe de la casa andaba un poquillo mal de salud y yo me esmeré en encontrar recetas que fueran aptas para su dieta y, a la vez, agradables para el resto de la familia.
Así, buscando, buscando, me topé con esta receta que he modificado un poco para hacerla más libanesa, si cabe.
Le he añadido el agua de azahar, la canela y el jengibre, que no figuraban en la receta original, así que si queréis podéis ignorar estos ingredientes, aunque a mi juicio, la hacen mucho más oriental y sabrosa.

Os doy la receta tradicional y para Thermomix.

Cómo hacer el Pastel de Naranja del Líbano.

Ingredientes
  • 5 huevos XL o 6 huevos M
  • 250 gramos de Almendra molida
  • 250 gramos de Azúcar pulverizada (con la thermomix o con la minipimer)
  • 2 Naranjas cocidas (las mías pesaban unos 600g crudas y 320g cocidas)
  • 1 sobre de lavadura Royal
  • 2 Cucharadas de Agua de Azahar
  • ½ cucharita de canela en polvo
  • ½ cucharita de jengibre en polvo
Elaboración con Thermomix
  1. Cuece las naranjas enteras en agua unos 10 minutos en olla rápida o 40 minutos en una olla convencional. Quítale el pedúnculo central y tritura, resérvalas.
  2. Limpia y seca el vaso.
  3. Tritura la Almendra y reserva.
  4. Pulveriza el azúcar a velocidad 5-10 y déjalo en el vaso, añade los huevos 3 minutos a velocidad 3 y a 37º de temperatura.
  5. Otros 3 minutos, velocidad 3, pero SIN temperatura.
  6. Incorpora la naranja, la almendra, la levadura, el agua de azahar, la canela y dale 3 golpes de turbo.
  7. Engrasa un molde y hornea 45 minutos a 175º grados.
Elaboración tradicional
  1. Cuece las naranjas enteras en agua unos 10 minutos en olla rápida o 40 minutos en una olla convencional. Quítale el pedúnculo central y tritura, resérvalas.
  2. En un robot de cocina o en el vaso de la minipimer tritúralas hasta que obtengas un puré.
  3. Tritura las almendras (si no son molidas) y reserva.
  4. Pulveriza el azúcar, añade los huevos y bate.
  5. Vierte los huevos y el azúcar en un bol, incorpora el resto de ingredientes y mezcla con cuidado.
  6. Cuando esté todo bien integrado, vierte en un molde engrasado y hornea 50 minutos a 175º grados.

Empanada de Carne con Dátiles y Cilantro fresco

 

empanada 5

Una empanada de fiesta, sencilla de hacer y sorprendente por su sabor. ¡¡Una empanada para triunfar!!

En esta Navidad, si quieres dejar a tu suegris y a tus cuñadas con la boca abierta…¡¡olvídate de llevar la empanada de atún de todos los años!!
Lúcete de una manera sencillísima, te doy el secreto: Un relleno de carne, un buen sofrito, especias, el sabor dulce de los dátiles y el puntito del cilantro fresco. ¡¡Vas a partir la pana!!

Si dispones de ganas y tiempo puedes preparar la masa para la empanada, si no, ya sabes, una placa de masa de hojaldre de las refrigeradas o congeladas que encontrarás en tu supermercado.

Te dejo la receta de la masa que yo he preparado, pero ya te digo que con las masas de hojaldre que consigues en el supermercado sale igual de estupenda.

Cómo hacer la Empanada de Carne, Dátiles y Cilantro fresco:

Ingredientes para la masa
  • 500g de harina
  • 250cc de agua
  • 100g de grasa (mantequilla, manteca de cerdo o aceite)
  • Sal
Ingredientes para el relleno
  • 200 gramos de carne picada de ternera (cerdo, cordero, pollo, lo que más te guste)
  • 1 cebolla, 1 cebolleta y 2 dientes de ajo
  • ½ pimiento rojo, 1 puñado de pimientos del padrón y 1 tomate maduro grande
  • 2 huevos duros, 1 puñado de aceitunas troceadas sin hueso, 10 dátiles sin hueso.
  • Aceite, comino, tomillo, orégano, cilantro fresco, pimienta molida, ají y sal.
Elaboración del relleno de carne:
  1. Primero de todo vamos picando las verduras para el sofrito.
  2. En una sartén ponemos un chorrito de aceite y vamos pochando el ajito, la cebolla y los pimientos, todo bien picadito. Cuando esté bien dorado, añadimos la carne, el tomate, que tendremos pelado y troceado en cubitos pequeños y le ponemos la sal y las especias, todas ellas al gusto, no tengáis miedo de abusar ¡¡ésta es una empanada sabrosona!!.
  3. Dejamos unos minutos que se cocine un poco la carne y se termine de cocinar un poco más el tomate.
  4. Reservamos este relleno en la nevera (es mejor utilizarlo de un día para otro), se rellena mucho mejor la empanada con el relleno frío.
  5. A la hora de utilizar el relleno le añadiremos las aceitunas, los dátiles troceados, el cilantro picado y el huevo duro.
Si decidimos ser una “apa” y hacer nuestra propia masa para la empanada:
  1. Mezclamos la harina con el agua, la sal y los 100 gramos de grasa, si usamos manteca o mantequilla la derretimos antes.
  2. Cuando esté todo bien mezclado lo volcamos en una superficie enharinada y amasamos hasta que la masa quede elástica y manejable.
  3. Hacer una bola, cubrir con un paño y dejar reposar por 1 hora.
  4. Con un rodillo estiramos la masa y cortamos dos piezas que se ajusten a las medidas de vuestra placa de horno.
  5. Precalentamos el horno, vamos rellenando la empanada con el relleno, ponemos la otra pieza de masa encima.
  6. Humedecemos con agua los bordes y sellamos, se puede sellar con el tenedor o haciendo un “repulgue”(pliegues con los dedos, como lo hacen los argentinos).
  7. Forramos una placa de horno con papel sulfurizado, ponemos la empanada y la pintamos con huevo batido, horneamos 10 minutos, a 220º, más o menos hasta que la veamos dorada.
  8. Si la hacéis con hojaldre precocinado seguid las instrucciones de horneado que os indiquen en el envoltorio.

Se puede consumir recién hecha o fría, de los dos modos está espectacular.

Calamar en aceite

calamar en aceite 4

Esta es una receta sencillísima y que siempre es bien recibida por los míos, les encanta hacer “barquitos” en ese aceitito tan rico. Se trata de un modo de hacer el calamar, muy típico de Almería.
Casi diría que es el mejor plato de la cocina almeriense.
Un buen calamar, de potera, hecho lentamente, casi confitado con sus ajitos, no tiene absolutamente nada que envidiar a ningún otro plato de esta bella costa.
La gastronomía en Almería (tierra donde pasé buena parte de mis años mozos) está muy marcada por sus devenires históricos. Al ser una tierra aislada (en muchas ocasiones) sus platos típicos se basan principalmente en el uso de los productos autóctonos y de temporada.
Me encanta que eso haya sido así, pues nos ha permitido disfrutar de una cocina llena de imaginación y sabor, en la que con “cuatro cosicas y dos cominos”…¡¡¡te preparan un plato de chuparte los dedos!!!
¡¡Ya vuelven a aflorar mis raíces comineras!!
Mi abuela paterna era de Pechina, un pueblo de la rivera del Río Andarax, a los pies de Sierra Alhamilla ¡¡ojalá hubiera podido aprender un poco más de ella!!
Mi abuelo era maestro pirotécnico y en unas cuevas en Sierra Alhamilla tenía el laboratorio, los almacenes con todos sus petardos, fuegos artificiales, y otro “tipo” de artefactos explosivos no muy legales.
La mala suerte quiso que en un desafortunado accidente fallecieran algunos de sus empleados. Mi abuelo que era muy “listillo” salió ileso, pero tuvo que “emigrar” a la Argentina (se lo iban a cargar, entonces no habían seguros laborales ni na de na) vendió todas sus propiedades, las repartió a las familias de los trabajadores fallecidos y dejó a mi abuela más sola que la una… y más tiesa que la mojama!!!
Mi abuela,con muchísimo esfuerzo, crió a sus hijos y con “cuatro cosicas y dos cominos” era capaz de convertir cada comidica que hacía en un delicioso manjar.
Ea, ya me he quedao tranquila, ya he “ojomeneado” a mi abuelita. ¡¡Vamos a por faena!!

Volvemos con el calamar:  Os tengo que decir que el secreto para que salga bien radica en la propia sencillez de la elaboración. Todos los ingredientes a la cazuela de barro, todo en frío y el fuego bajito, bajito, bajito.
El resultado es espectacular, no creo que haya mejor forma de comer este bicho, por lo menos yo no la he probado.
Cuando lo tomo en Almería , en la barraquilla de El Alquián, suelen dejarle la piel e incluso las tripas y tinta por dentro.
En casa me gusta limpiarlo, pero tengo que decir que si es un calamar de potera fresco, con todas sus cositas dentro… ¡¡está buenísimo!!
Acostumbro a cocinar varios a la vez y con lo que sobra (si es que sobra), hago al día siguiente un arrocito negro que está de rechupete!!!

Receta de Calamar en aceite
Ingredientes:
  • 2 Calamares
  • 1 cabeza grande de Ajos
  • 15 Bolas de pimienta y 3 hojas de Laurel
  • ½ litro de AOVE
  • 1 vaso de vino blanco
  • Sal
Preparación:

Se limpia “ligeramente” el calamar, se parten los ajos sin pelar y se ponen todos los ingredientes en la cazuela a fuego lento. Se tapa.
Pasados 20 minutos se le da la vuelta al calamar y se deja terminar de cocinar hasta que se evapore el vino.

Chutney de fresas, cebolla y zanahoria morada

Después de investigar con los Chutneys, he llegado a mi propia conclusión con respecto a las proporciones, hay que poner en peso:

  • 2 partes de fruta
  • 1 parte de cebolla
  • 1 parte de vinagre
  • 1 parte de azúcar

Con estas medidas somos libres de dejar volar la imaginación y hacer mezclas a nuestro gusto.

Los Chutney se prestan a mezclar sabores, texturas, colores… ¡¡me fascinan!!

He descubierto una forma distinta y exótica de acompañar nuestros asados de toda la vida, o unas simples pechugas de pollo a la plancha, y sustituir las tradicionales salsas (de las que ya estamos un pelín aburridetes) por nuevos sabores que nos han sorprendido.
Tienen cabida todas las frutas, verduras, frutos secos, especias, picantes…TODO!!
Así que manos a la obra, a mezclar se ha dicho.
Para hacer este Chutney yo he elegido unas fresas, que están ahora en plena temporada, cebolla roja y zanahoria morada, me encantó su color pero tengo que decir que el bonito efecto de su corte (con el centro naranja), se ha perdido con la mezcla del resto de ingredientes.
Receta de Chutney de fresas

Ingredientes:
  • 1 Kg Fresas
  • ½ Kg Cebolla Roja
  • 2 zanahorias moradas
  • 1 rodajita de jengibre fresco
  • 500 g azúcar
  • 500g vinagre de manzana
  • 2cd de AOVE de Naranja
  • 1 muñequilla con:
  • Cayena (al gusto)
  • Anís estrellado
  • Canela en rama
  • Semillas de cilantro
Elaboración:
  1. Dorar en al AOVE de naranja la cebolla finamente picada en juliana, la zanahoria en rodajas finitas y el jengibre rallado.
  2. Cuando está dorada la cebolla le ponemos el resto de ingredientes, bajamos el fuego y dejamos destapado cocinando por unos 30 minutos.
  3. Nos tiene que quedar una textura de mermelada, hay que tener en cuenta que cuando se enfríe nos quedará menos líquida.
Notas:

Se puede conservar si se esterilizan los tarros. Aunque, por el alto contenido en vinagre, guardado en la nevera se conserva por semanas.

Turron de Hibiscus

Turron ibiscus 5

Chocolate blanco, pistachos, arándanos y flores de hibiscus. Un turrón para perder, literalmente, la cabeza.

Si yo hubiera descubierto antes lo facilísimo que resulta preparar un buen turrón…¡¡no hubiera comprado ni una sola barra!!

Estos días no dejaba de ver recetas y recetas de ricos turrones por todas las redes sociales, ni siquiera me tomé la molestia de ver su elaboración, pues daba por hecho que se trataba de una tarea harto complicada y, como a mi no se me da especialmente bien lo dulce, pasaba…¡¡¡Qué tontaja!!! Os aseguro que es trabajo de niños, al menos esta receta.

Si a la vista está apetitoso, ni os cuento el sabor tan delicioso que tiene ¡¡adoro el chocolate blanco!!

Los pistachos aportan la textura crujiente, los arándanos su puntito de fruta y acidez, y los hibiscus el toque exótico.

Piensa en la cara que se le va a quedar a tu suegra cuando te presentes en su casa, para cenar en nochebuena, con un turrón hecho con flores. Ya te digo, no se hablará de otra cosa ¡¡¡un turrón para triunfar!!!

El caso es que, una vez que me decidí a preparar el turrón, me topé con la cajita de hibiscus. Hacía unos días que los había comprado en el puesto de las especias del Mercado y había utilizado solamente la mitad de ellos para “alegrar” un plato de jamón al horno.
Llegó la inspiración y me puse manos a la obra. Espero que os guste tanto como ha gustado en casa.

Cómo hacer el turrón de hibiscus

Ingredientes:
  • 300 gramos de chocolate blanco (he usado blanco de Nestlé para postres)
  • 70 gramos de manteca de cerdo
  • 60 gramos de pistachos pelados
  • 60 gramos de arándanos secos
  • 60 gramos de flor de hibiscus confitada
  • 2 cucharadas de licor (yo he puesto ron miel, pero el licor es opcional)
Elaboración:
  1. Derretir al baño maría el chocolate, cuando esté derretido retirar del fuego, añadir la manteca y remover muy bien hasta que se integre completamente.
  2. Añadir el resto de ingredientes y mezclar bien, verter en un molde de turrón.
  3. Yo no tenía molde de turrón y lo he hecho en un molde de silicona de Plum Cake, si no tenéis, también he visto por ahí un método casero:
  4. Cortas un envase Tetrabrick de leche por la mitad, a lo largo, y te hace el apaño la mar de bien!!
  5. Déjalo reposar, al menos un par de horas para que solidifique, y luego un poco de nevera (si tienes bulla). Yo lo hice por la tarde y lo desmoldé por la mañana, lo dejé toda la noche en el patio y quedó fenomenal.

Mermelada de Vino Tinto y Uvas especiadas

mermelada vino tinto y uvas 6

Canapés con mucho glamour, carnes asadas con un toque diferente…¡¡Ha llegado el momento de abrir esos tarros tan cuquis y acompañar los deliciosos quesos y patés que, en estas fechas navideñas, tenemos en la nevera!!

Hace ya algún tiempo preparé esta rica mermelada y ayer la disfrutamos de lo lindo!!

He pensado que tenía que compartirla con vosotros ahora, pues estos días de celebración a casi todo el mundo le quedan restos de buen vino en las botellas, pues vamos a provecharlos!!

Esta receta se puede hacer con cualquier fruta y vino tinto (buenecito), así que no tenéis excusa. Unas frutas bien maduras, “un culillo” de buen vino, un puñaico de especias y tendréis una mermelada para sorprender, compartir y disfrutar!!

Mi amigo Salvador Flores me regaló unos racimos de uvas negras (demasiado maduras para venderlas en su puesto de frutas) hace un tiempo. Salvador es un encanto de persona, siempre tiene detalles conmigo y yo se lo agradezco, nada me hace más feliz!!… que me regalen cosas que entren en la cocina de casa…me encanta!!

He utilizado una botella de vino tinto de las que mi amiga Nuria, propietaria de las Bodegas Palenzuela, me regaló. Os tengo que decir que son unos caldos de una calidad excelente, están elaborados con uvas que provienen de viñedos propios situados a más de 1000 metros de altitud, recibiendo las influencias climatológicas de la cara oculta de Sierra Nevada. Esto hace que sus vinos tengan un carácter propio, ya que toda la vendimia es mimada cosechada y seleccionada por la propia familia. bodegaspalenzuelagarcia.es/

¡¡Producto andaluz, oiga!!
Elaboración
  1. Lavar, partir por la mitad y quitar las semillas de las uvas
  2. Pelar y trocear la pera
  3. Pelar y trocear la calabaza (opcional)
  4. Poner en una olla todo junto con una muñequilla con las especias, el zumo de limón y el vino tinto.
  5. Dejar cocer a fuego lento hasta que se ablande todo, ir aplastando y removiendo constantemente.
  6. Añadir el azúcar y seguir removiendo, mantener un fuego moderado, que no alcance más de 100º grados de temperatura.
  7. De vez en cuando ir comprobando la textura con la ayuda de un plato que habremos metido previamente en el congelador.
  8. Cuando esté a nuestro gusto, retirar la muñequilla con las especias. Si queremos jalea, colar con un chino un poco del líquido resultante.
  9. Batir ligeramente el resto si no queremos encontrar pedacitos y guardar en tarros previamente esterilizados.

Lomo a baja temperatura con peras braseadas

Lomo 3

Sí, en casa también podemos cocinar con las técnicas de los grandes chefs. Que no os asusten los términos, es más sencillo que todo eso!!

¡¡Un humilde trozo de lomo convertido en un platazo digno de estas fiestas!!

Ha sido mi primera experiencia y creo que no va a ser la última. El resultado ha sido una carne supersabrosa, tierna hasta decir basta y con una corteza crujiente para no parar de darle pellizquitos.

Supongo que la elección de la pieza ha tenido mucho que ver, elegí un trozo de lomo, con toda su grasita y su piel, de cerdo alimentado con castañas. Os puedo asegurar que merece la pena pagar los 10 leurinis que cuesta el kilo de este manjar.

La única pega es que, sabiendo que en el vecino Valle del Genal (Málaga) se crían los guarros con castaña, en Marbella se comercializa el de Coren, que está muy bueno, pero viene de Galicia. Seremos pacientes y esperemos a que pronto se sumen a la tendencia del Km 0. Me encanta consumir productos cercanos y creo que todo el mundo debería hacerlo, ganaríamos todos.

Bueno, pues me fui como de costumbre al Mercado Central de Marbella, al puesto de Cristóbal, os lo recomiendo. Los chicos son muy amables y tratan de maravilla el producto, además es el único sitio donde he encontrado el cerdo alimentado con castañas.

Compré el lomo, me lo llevé a casa y empecé a ver recetas, a ver qué iba a hacer con él…
Vi lo de la baja temperatura y estuve investigando, es tan sencillo como pedirle a tu carnicero que te envase la carne al vacío y luego, en una olla grande, cubrirlo de agua y tenerlo un par de horitas a fuego lento, sin que llegue a hervir, a unos 75º grados. Lo sacas y le das un ratito de horno para que se dore un poco. Sencillo ¿no?

Volví al Mercado, les pregunté si me lo envasarían al vacío y me dijeron que por supuesto que sí.

Llamo a mi hermana que estaba en mi casa con mi mami:
-Laura… ¿Te ape una cervecita en el Mercado?
-Toma, pues claro!!
-OK, pues antes de subirte hazme un favor: ponle sal en escamas, pimienta y tomillo al trozo de lomo que está en la nevera y te lo traes, porfis!!
-¿Es que nos lo vamos a comer ahí?
-No, tragona. Tú restriégale bien la sal y la pimienta y súbelo, anda.
-Vale, a mandar. Voy en un minuto.

Os cuento esto porque si vais a comprar la carne para que os la envasen al vacío sería conveniente, caso de que no tengáis una hermana dispuesta a todo, que os llevéis los aliños con vosotros. Pensad que, durante esas dos horas de cocción, la carne se cocina en su propio jugo y sería conveniente que estuviese salpimentada (al menos).
Quizá vuestro carnicero es mu apañao y tiene sal y pimienta para regalaros un poquito, pero más vale ir prepará.

El resultado ha sido espectacular, la carne ha salido tierna como nunca, muy jugosa y la corteza crujiente se ha convertido en un vicio.
Lo he acompañado con unas peras braseadas y un poco de jalea de vino tinto. Pero de verdad que no le hacía falta nada de nada… ¡¡el sabor de este cerdo es insuperable!!

Espero que os animéis, vais a quedar como reyes. Palabra.

RECETA:

Cómo hacer el Lomo a baja temperatura con peras braseadas
Ingredientes:

Un trozo de lomo con su piel (El mío pesaba 1 kilo y medio)

50gr de manteca de cerdo o un chorreón de AOVE

Sal, pimienta, laurel, tomillo…

Para las peras braseadas

4 peras que estén duritas

1 nuez de mantequilla

1 cucharada de azúcar moreno

Frutos secos, lo que más os guste (yo pistachos y arándanos)

Anís estrellado, clavos de olor…lo que os diga en ese momento vuestra naríz.

  • Un chorreoncito de vino (yo vino dulce)
Elaboración:
  1. Pide a tu carnicero que te ate la pieza, la aliñas con muy POQUITA sal y que te la envase al vacío.
  2. Llena una olla o cacerola lo suficientemente grande de agua, pon la carne dentro, yo le puse un plato del revés en el fondo, para que no pegara directamente en el culo de la cacerola.
  3. Deja a fuego muy bajito, sin que llegue a hervir el agua (a unos 60ª-70º grados), yo lo tuve así dos horas y media

Un sábado sabroso

0d66147b24

Hoy hemos disfrutado del buen tiempo para ir a comprar plantas en un vivero.

Llega la temporada de verano y estamos un poco tarde para sembrar tomates, pimientos y otro tipo de verdura del mediterráneo que nos gusta tanto.

Pero con el sol eterno de Marbella, el cariño que pondremos en cuidar al huerto, seguro de dentro de un mes podremos coger ya los primeros tomates ecológicos para hacer lo que nos gusta tanto: ¡los gazpachos!

De tomate o de fresa, de cereza o de sandía, de paraguayo o de melon… ya se inventaron mil y una versiones de nuestros gaspachitos malagueños.

A mi me gusta la tradición, las recetas que huelen a nuestras raíces, las recetas de mi madre, mi abuela, mi tía, las que me recuerdan los sabores de mi infancia, así que hoy voy a preparar un delicioso salmorejo cordobés de toda la vida.